Yoga en el embarazo, Ejercicios de Yoga para la Ansiedad

Yoga en el embarazo

Cuándo empezar a practicar yoga durante el embarazo

El artículo, al igual que el libro, se divide en el primer trimestre, el segundo trimestre, el tercer trimestre y la recuperación. Cada sección contiene 8 posturas de yoga extraídas de Your Strong, Sexy Pregnancy. El propio libro contiene más de 100 posturas con mucho más detalle. Este artículo sólo ofrece un fragmento del libro.

En su libro, Desi afirma que durante el embarazo, cada día es una aventura. Los cambios en tu cuerpo, tu mente y tus emociones pueden ocurrir a diario. La información es poderosa y resulta útil conocer los enormes cambios que se producen en tu cuerpo durante el primer trimestre. No hay dos embarazos iguales, ni siquiera para la misma madre, pero hay algunos temas comunes durante cada trimestre.

La fatiga suele estar presente durante este periodo debido a todos los cambios físicos que se producen en tu cuerpo. Integrar algunas técnicas sencillas de resistencia puede ayudar a aliviar la fatiga. A algunas mamás les puede parecer contradictorio hacer ejercicio cuando están fatigadas, pero un poco de ejercicio suave puede ayudar a aumentar su energía.

  Meditacion guiada para calmar la mente

Yoga durante el embarazo para principiantes

El yoga es una práctica de mente y cuerpo que abarca un sistema de posturas (asana), respiración profunda (pranayama) y meditación. Más de 36 millones de estadounidenses practican yoga, de los cuales la mayoría son mujeres en edad reproductiva. La literatura que apoya esta práctica es limitada, aunque está en aumento. Se ha demostrado que la práctica del yoga prenatal beneficia a las mujeres que padecen ansiedad, depresión, estrés, lumbalgia y trastornos del sueño. Se ha realizado un pequeño número de estudios en embarazos de alto riesgo que también demuestran una mejora en los resultados. Se ha demostrado la seguridad de realizar yoga por primera vez en el embarazo y la tolerancia fetal.

Yoga prenatal en línea

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

  Postura del guerrero 1

El yoga prenatal es una forma popular de que las futuras mamás se estiren y relajen durante el embarazo, además de aprender técnicas que pueden utilizar durante el parto. Si vas a una clase de yoga prenatal, las posturas se adaptarán al embarazo cuando sea necesario, pero si quieres practicar por tu cuenta o te preguntas por qué hay que evitar determinadas posturas, esta guía te lo aclara todo.

A cuatro patas: Posiciones como la de la vaca-gato ayudan a colocar al bebé en la posición óptima para el parto (con la cabeza hacia abajo y de espaldas al vientre). Esta postura puede utilizarse para intentar girar a un bebé que viene de nalgas en las últimas etapas del embarazo si te lo recomienda tu proveedor de cuidados prenatales.

Beneficios del yoga prenatal

El yoga y el pilates para embarazadas proporcionan ejercicios específicos que pueden ayudar a estirar, flexibilizar y fortalecer los músculos. Se recomienda que el fortalecimiento de las mujeres embarazadas incluya todos los grupos musculares principales.

Tanto el yoga como el pilates utilizan la respiración concentrada y la atención plena, que han demostrado mejorar la salud mental al reducir el estrés, disminuir los síntomas de ansiedad y depresión, mejorar el estado de ánimo y promover la relajación.

  Retiro semana santa

El yoga también puede reducir el dolor lumbar, dependiendo del tipo de dolor que se tenga. Si tienes dolor de espalda, es mejor que lo consultes con tu fisioterapeuta o médico y se lo comuniques a tu instructor de yoga o pilates.

Las clases de yoga y pilates especialmente diseñadas para el embarazo suelen incluir ejercicios para el suelo pélvico. Estos ejercicios ayudan a fortalecer y tonificar los músculos que sostienen el suelo pélvico, lo que puede impedir las pérdidas accidentales de orina durante el embarazo o después del nacimiento del bebé.

Asegúrate de que tu sesión de yoga o pilates no incluya movimientos que puedan provocar fuertes golpes a tu bebé, que te hagan saltar y rebotar mucho, que te hagan cambiar de dirección repentinamente o que te hagan caer.