Lo que no sabías del yoga para la ansiedad, Ejercicios de Yoga para la Ansiedad

Lo que no sabías del yoga para la ansiedad

Qué es la ansiedad

La ansiedad es una respuesta natural del ser humano ante la sensación o inminencia de un peligro, que nos permite ponernos en alerta para enfrentarnos a él. Pero cuando persiste ese sentimiento y el peligro ya ha pasado, existe una ausencia del mismo, o esta ansiedad se prolonga sin causa justificada, podemos considerarla como un trastorno. Sufrir esto nos paraliza, provocando una sensación de indefensión.

Lo que no sabías del yoga para la ansiedad, Ejercicios de Yoga para la Ansiedad

Yoga para la ansiedad

El yoga puede actuar como una herramienta muy eficaz para reducir la ansiedad, además de modificar nuestra respuesta ante los estímulos negativos de nuestro entorno, ya que es un potente método de auto sanación.

Algunas de las formas en que el yoga puede ayudarte si sufres un trastorno de ansiedad son:

  • Mediante la generación de endorfinas. Al practicar yoga, al igual que con otro tipo de ejercicios, obtenemos endorfinas. Son neurotransmisores que mejoran el estado de ánimo, aliviando la ansiedad, por lo que actúan como antidepresivos naturales. 
  • Mediante el alivio de la tensión muscular. Con la práctica del yoga relajamos nuestros músculos, por lo que se destensan áreas de nuestro cuerpo de las que quizás no éramos conscientes que se encontraban así, debido a nuestro estado de ansiedad. Introduciendo ejercicios de yoga para la ansiedad en nuestra rutina mejoramos nuestra flexibilidad, lo que se traduce en una reducción de posibles dolores físicos. Al encontrarnos mejor físicamente, nos sentiremos plenos en nuestro interior y será más sencillo evitar la ansiedad.
  • Con el control de nuestra respiración. Al concentrarnos en trabajar nuestra respiración de forma consciente conectamos con nuestro ser. La respiración es un centro vital del ser humano, y aprender a controlarla incrementa nuestro nivel de bienestar y favorece la relajación, necesaria para librarnos de la ansiedad.
  • Desarrollando la sensación de comunidad. Uno de los efectos comunes de la ansiedad es pensar que nadie entiende lo que nos ocurre. Puede que nos digan que exageramos con nuestras reacciones y no comprendan la importancia del trastorno. Al practicar yoga podemos conocer gente nueva y sentir que pertenecemos a una comunidad donde nos comprenden.  Además, un buen instructor nos enseñará trucos para lidiar con la ansiedad en momentos puntuales y potenciará el crecimiento de nuestra fuerza interior. 
  • Estilo de vida. El yoga no es solo una práctica de ejercicio, sino que puede convertirse en nuestro estilo de vida. Seguir su filosofía para afrontar nuestra rutina nos puede llevar a ser más conscientes de lo bueno que nos rodea, enseñarnos a aceptar lo malo y luchar por encontrar la calma, además de cuidarnos en todos nuestros aspectos, como, por ejemplo, la alimentación. 

Posturas de yoga para la ansiedad

Para más información hacer clic aquí 

La postura de la pinza (Uttanasana)

Esta postura ayuda a estirar los músculos y relajar el cuerpo, que nos da la sensación de ser más ligero, por lo que permite afrontar la ansiedad con la mente más despejada. 

Para practicarla hay que colocarse de pie, con los pies separados al ancho de las caderas, inhalar profundamente y levantar los brazos por encima de la cabeza.

Mientras exhalamos, hay que doblar el tronco hacia abajo con los brazos estirados hasta tocarnos los pies, mientras apoyamos la frente en las piernas. 

Lo que no sabías del yoga para la ansiedad, Ejercicios de Yoga para la Ansiedad

La postura del camello (Ustrasana)

Ayuda a mejorar la respiración, relajar los músculos y despejar la mente. Con esta postura se estira todo el cuerpo al expandir el pecho cuando se echan los brazos y hombros hacia atrás.

Para practicarla hay que ponerse de rodillas con los muslos paralelos al suelo y las manos en las caderas. Al inhalar levantamos los muslos y arqueamos la espalda hacia atrás, estirando los brazos hasta que toquen los talones. Después relajamos el cuello, inclinando la cabeza hacia abajo.

Lo que no sabías del yoga para la ansiedad, Ejercicios de Yoga para la Ansiedad

Postura de la mariposa (Baddha Konasana)

Es una postura recomendable porque con ella se relajan los músculos de la espalda, que es el lugar donde se suele acumular la tensión que provoca la ansiedad.

Para practicarla hay que sentarse en el suelo, con las piernas cruzadas a lo indio y acercarlas a la pelvis. Se juntan las plantas de los pies con ayuda de las manos, dejando que las rodillas caigan a ambos lados. Se permanecen unos diez segundos en esta postura.

Lo que no sabías del yoga para la ansiedad, Ejercicios de Yoga para la Ansiedad

Postura de la montaña (Tadasana)

Es una postura que aporta sensación de seguridad y estabilidad. Ayuda a equilibrar la mente,  calmar la ansiedad y mejorar la autoestima.

Para practicarla hay que permanecer de pie con las plantas de los pies totalmente apoyadas y levantar los dedos de los pies uno por uno, enraizándolos hacia la tierra.

Después tenemos que estirar los brazos hacía abajo hasta los dedos de las manos. La espalda se mantiene alargada, con la coronilla de la cabeza apuntando hacia arriba y los hombros relajados. Es conveniente practicarla con los ojos cerrados para sentir la quietud del momento.

Lo que no sabías del yoga para la ansiedad, Ejercicios de Yoga para la Ansiedad