Asanas de equilibrio, Ejercicios de Yoga para la Ansiedad

Asanas de equilibrio

Posturas de yoga para el equilibrio y la fuerza

Hay muchas razones para añadir el yoga a su rutina diaria: Puede mejorar la flexibilidad, ayudar a la digestión, promover un mejor sueño y apoyar la salud mental, entre otros beneficios. Por no hablar de que es un tipo de ejercicio que se puede hacer prácticamente en cualquier lugar. Las posturas de yoga de pie no sólo son una opción conveniente para estirarse y fortalecerse durante el día, sino que también son fantásticas para desarrollar el equilibrio y la estabilidad. Por lo general, estas posturas se mantienen durante un período de tiempo más corto y tienden a ser bastante energizantes. A continuación, hemos recopilado 15 posturas de yoga de pie -con sus nombres en inglés y sánscrito- demostradas por los instructores de yoga Phyllicia Bonanno y Juanina Kocher:

Ustrasana

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

  Om mani padme hum beneficios

Los movimientos de equilibrio de pie son un reto. La fuerza de las piernas, la flexibilidad de la parte superior del cuerpo y la capacidad de mantener el equilibrio sobre una pierna son necesarios para completar esta secuencia de ejercicios. Muévete con gracia de una postura a otra mientras mantienes la pierna levantada del suelo durante todo el ejercicio.

Si tu pierna levantada empieza a temblar, es una buena señal de que estás construyendo músculo. Tómate tu tiempo y respira para mantener el equilibrio. Activa tu núcleo para obtener un apoyo adicional y para aprovechar al máximo el tiempo de ejercicio.

Comienza en utkatasana (también conocida como postura de la silla incómoda), con ambas piernas dobladas por la rodilla. Concéntrese en las caderas, los muslos y los glúteos mientras mantiene los dedos de los pies apuntando hacia adelante. Ponte en cuclillas hasta que los muslos estén casi paralelos al suelo. Cuando levante los brazos, tenga cuidado de no encoger los hombros.

Posturas de equilibrio para principiantes

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

  Postura del puente

Los equilibrios de brazos siempre resultan increíbles, pero puede resultar intimidante intentarlos. Si comprendes los fundamentos de los equilibrios de brazos, podrás explorar estas posturas con seguridad y ampliar tu práctica de yoga. Te mostraremos cómo las posturas siguen ciertos patrones y se basan unas en otras para que puedas volar alto.

Otros problemas comunes en el Cuervo son poner las rodillas en la parte exterior de la parte superior de los brazos en lugar de utilizar los brazos como un estante. Asegúrate también de empezar con el trasero alto. Si está demasiado bajo, te pesa.

Una vez que te sientas cómodo en el cuervo, el siguiente paso natural es trabajar en el cuervo lateral. En realidad hay dos versiones de esta postura. La gente suele aprender primero la postura con las caderas en un brazo y las rodillas en el otro.

Mayurasana

Una asana es una postura, ya sea del hatha yoga tradicional o del yoga moderno;[1] el término deriva de la palabra sánscrita que significa “asiento”. Si bien muchas de las asanas más antiguas mencionadas son, en efecto, posturas sentadas para la meditación, las asanas pueden ser de pie, sentadas, con balanceo de brazos, giros, inversiones, flexiones hacia delante, flexiones de la espalda o reclinadas en posición prona o supina. Las escuelas de yoga que compiten entre sí han dado a las asanas diversos nombres en inglés[2].

  Curso de profesor de yoga

El número tradicional de asanas es el simbólico 84, pero diferentes textos identifican diferentes selecciones, a veces enumerando sus nombres sin describirlas[3][a] Algunos nombres se han dado a diferentes asanas a lo largo de los siglos, y algunas asanas han sido conocidas por una variedad de nombres, lo que dificulta su rastreo y la asignación de fechas. [5] Por ejemplo, el nombre Muktasana se da ahora a una variante de Siddhasana con un pie delante del otro, pero también se ha utilizado para Siddhasana y otras posturas de meditación con las piernas cruzadas. [6] Como otro ejemplo, la postura de la cabeza se conoce ahora con el nombre del siglo XX Shirshasana, pero un nombre más antiguo para la postura es Kapalasana [3] [7] A veces, los nombres tienen el mismo significado, como con Bidalasana y Marjariasana, ambos significan Postura del Gato [8] [9].